La experiencia, siempre fue y seguirá siendo siempre un valor diferencial, no sólo para la empresa proveedora de soluciones y productos, sino para el cliente. Más experiencia es más para el cliente, más seguridad, más calidad y valor para sus instalaciones. Más experiencia es más confianza en nuestra marca, en nuestra trayectoria y por lo tanto, ofrecemos más por menos. Desde hace más de 20 años aprendemos y mejoramos día a día y esto es esencial para toda la cadena de valor de nuestras soluciones y productos.

Al final, el cliente, pone su confianza en quien tiene más y mejor experiencia y por lo tanto en quien mejor resolverá su problema y dará solución a su necesidad. En Airmagic tenemos claro que la experiencia es un vector con tres componentes, la trayectoria, el aprendizaje y la satisfacción, dentro de empresas socialmente responsables y justas.

La experiencia es importante en toda la cadena de valor, pero también en todo el proceso de ejecución de la solución al problema del cliente. Nuestro proceso empieza en el estudio y análisis del caso, cada caso es muy diferente y requiere diferente solución. Seguimos por el diseño, dimensionamiento y optimización de la propuesta. Continuamos por la instalación y ejecución con personal experimentado y propio, personal que patrimonializa la experiencia completa de la empresa. Finalmente por comprobar los resultados y hacer seguimiento al cliente, ofreciendo todas las acciones preventivas y correctivas, tanto de productos como de instalaciones.

A fin de cuentas, ¿dejarías tu instalación en manos de cualquiera?

Piénsalo!

O no!

Airmagic.